Movilidad sustentable

UN ELÉCTRICO, EN BUSCA DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA

18 de Setiembre del 2014 | 2 min lectura| alejagm
Compartir

Un eléctrico elegante

Un eléctrico, en busca de la eficiencia energética, se trata del Mercedes Benz Clase B F-Cell es el eléctrico, pero con una batería muy distinta de la que tradicionalmente se observa en este tipo de vehículos. El F-Cell posee pila de combustible de hidrógeno que, al juntarse con el oxígeno del aire, produce agua y electricidad. Estas características le permiten alcanzar una velocidad máxima de 170 km/h y una autonomía de más de 400 kilómetros bajo condiciones difíciles (como un desierto u otros espacios naturales con elevadas temperaturas).

Además de ser una propuesta alternativa en términos de suplantar el combustible proveniente de recursos fósiles, el F-Cell posee una característica adicional destacada. En febrero de este año, la compañía automovilística demostró que el vehículo era capaz de generar agua potable para el consumo humano.

Tecnología sustentable, Mercedes Benz

Lejos de estar en la cima de las compañías automotrices con tecnología sustentable, Mercedes Benz trabajó durante dos años en brindar mayores características ecológicas al vehículo. El producto de esta investigación fue una tecnología que, a través de un proceso químico interno que genera electricidad para el vehículo, permite emitir agua por el tubo de escape. Cabe destacar que el desarrollo tecnológico incluye que el agua sea el único compuesto que el auto elimina hacia el exterior.

Con el propósito de demostrar las nuevas posibilidades del vehículo, la empresa invitó a la pareja de actores Diane Kruger y Joshua Jackson a realizar una travesía durante tres días por el desierto del Valle de la Muerte, en California, Estados Unidos.

Pila de combustible de hidrógeno

El resultado de la travesía el auto expulsó 21 litros de agua, a través de la pila de combustible de hidrógeno, durante los tres días de aventura, en un clima con desafíos extremos dado los 50ºC de temperatura. Los actores lograron satisfacer sus necesidades de hidratación gracias a él. A través de esta aventura, Mercedes Benz demostró que el agua expulsada por el tubo de escape es perfectamente potable y consumible. Además, permite ofrecer un vehículo que en lugar de devolver gases contaminantes al planeta, nos provee de un recurso valioso para satisfacer una necesidad vital.

Compartir en redes sociales