Residuos

UN RÍO DE BASURA RECORRE LA CIUDAD DE BEIRUT

01 de Marzo del 2016 | 2 min lectura| Sabrina Pin
Compartir

Un río de basura recorre la ciudad de Beirut. Las autoridades de Líbano cerraron el vertedero principal de la ciudad de Beirut en julio de 2015. La basura empezó a acumularse en las calles de Beirut, originando protestas populares y obligando a intervenir al Ejército.  La basura compactada se apila en un vertedero provisional que se ha erigido en la ciudad de Jdeideh, al noroeste de Beirut.

La basura compactada se apila en un vertedero provisional que se ha erigido en la ciudad de Jdeideh, al noroeste de Beirut. Una firma británica fue contratada para gestionar la exportación de los residuos hacia Rusia.  Sin embargo, el plan se ha cancelado recientemente. Los activistas libaneses han puesto el nombre de los ministros del Gobierno a 24 vertederos ilegales.

El Ministerio de Salud, por su parte, anunció a principios de mes que 84 municipios libaneses han sido llevados ante la justicia o han sido puestos en una lista presentada al fiscal general del país por sus prácticas ilegales relacionadas con la quema de basura.

Un vertedero desbordado, que se extiende a lo largo de cientos de metros en la municipalidad de Jdeideh, es consecuencia de una crisis de meses en Beirut, un símbolo —y una consecuencia— de la política disfuncional en el país.

"Este solía ser un lugar hermoso, pero mírenlo ahora. Ni siquiera podemos caminar por acá", dijo Jawanah, una habitante.

Los problemas empezaron cuando las autoridades cerraron el vertedero principal de Beirut en julio, pero no proporcionaron una alternativa.

La basura empezó a acumularse, asfixiando las calles de la ciudad y provocando violentas protestas que llevaron al despliegue del Ejército.

El "río de basura" en Jdeideh empezó hace unos meses cuando un crearon un vertedero improvisado en un patio cerca de edificios residenciales, y ha crecido desde entonces en tanto la crisis de basura sigue sin solución, dicen las autoridades.

Parecía que había una solución a la vista finalmente cuando una firma británica fue contratada para exportar los desechos a Rusia. Pero el plan fracasó el viernes cuando la compañía no presentó el papeleo en el plazo acordado que mostraba que Rusia iba a aceptar la basura, dijo  la portavoz del Consejo de Desarrollo y Reconstrucción de Líbano.

"No tenemos una solución, pero estamos trabajando en algo más", dijo.

La crisis es solo uno de los muchos problemas que se le atribuyen a la estancada política del país.

Bloqueos causados por luchas internas entre las diferentes facciones del parlamento han impedido la elección de un nuevo presidente desde mayo de 2004, y el país además se enfrenta con el deterioro de los sistemas eléctrico y de alcantarillado y a acusaciones de corrupción.

La crisis de basuras propiciaron un popular movimiento de protesta en agosto llamado "Apestas", un nombre en relación tanto a la clase política del país como a la basura en las calles.

Compartir en redes sociales