Noticias

URUGUAY SE ADHIRIÓ AL PROTOCOLO DE NAGOYA EN DEFENSA DEL BUEN USO DE RECURSOS BIOLÓGICOS

12 de Agosto del 2014 | 2 min lectura| Alejandra Gonçalves Mendes
Compartir

Uruguay se convirtió en el quincuagésimo país en ratificar el Protocolo de Nagoya el cual es de suma importancia por la biodiversidad y economía de base agrícola de nuestro país, y ser poseedor de una importante biodiversidad, por lo cual es fundamental el “control, protección y conservación de los recursos genéticos”.

La regulación del acceso a dichos recursos genéticos debe considerarse como un “ejercicio que procure lograr la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de su uso”.

Su utilización incluye la “investigación y el desarrollo de la composición genética o bioquímica de los recursos, así como las aplicaciones y la comercialización”.

La participación está sujeta a los “términos mutuamente acordados”. Los beneficios pueden ser “monetarios o no monetarios, tales como las regalías y la participación de los resultados de la investigación”.

Asimismo, es una “buena forma de valorar riquezas, a veces desconocidas y escasamente investigadas en el plano nacional”, se indica en la exposición de motivos del protocolo que fue ratificado por el Parlamento en junio pasado.

Condiciones y obligaciones

El Protocolo de Nagoya establece las “condiciones y obligaciones” que deben asumir las partes, tanto poseedores como usuarios de recursos genéticos, respecto del acceso a dichos recursos y la distribución de los beneficios, considerando no solo los recursos genéticos sino sus derivados”.

Uno de sus principales aportes es: “La necesidad de contar con el consentimiento fundamentado previo y condiciones mutuamente acordadas con el país del recurso y la fijación de normas para la transferencia de tecnología y valorización de los conocimientos tradicionales de las localidades, contribuyendo al uso sustentable de los recursos”.

En el Protocolo no se incluyen los recursos genéticos humanos ni establece a texto expreso cuál es el manejo de los recursos genéticos que se encuentran en áreas fuera de la jurisdicción nacional y el Sistema Antártico.

Fuente: La red

Compartir en redes sociales