Noticias

VINCULAN EL FRACKING CON EL AUMENTO DE SISMOS EN ESTADOS UNIDOS

22 de Setiembre del 2014 | 2 min lectura| Alejandra
Compartir

Desde 1999, cuando se extendió el fracking en los estados de Colorado y en Nuevo México, Estados Unidos, se han registrado 16 terremotos en esa zona de magnitudes superiores a 3,8 en la escala de Richter.

Agua a alta Presión

El fracking es una técnica que permite extraer petróleo o el llamado gas de esquisto, un tipo de hidrocarburo no convencional que se encuentra literalmente atrapado en capas de roca, a gran profundidad.

Para alcanzar y fracturar la roca de esquisto, se perfora y se inyecta a alta presión gran cantidad de agua con aditivos químicos para liberar el gas, metano.

Entre el 25% y el 75% del fluido inyectado vuelve a la superficie, según la Royal Society, la Academia de Ciencias británica.

Y esas aguas residuales se almacenan en estanques a cielo abierto excavados en la tierra, tratadas y reutilizadas o, como en el caso que estudió el USGS, inyectadas a alta presión en formaciones rocosas, en depósitos subterráneos.

La actividad Sismica

Los expertos del USGS observaron que desde que las empresas comenzaron a inyectar grandes cantidades de agua residual dentro de pozos subterráneos en Colorado y Nuevo México, lo que antes era una zona tranquila en términos sísmicos ha tenido 16 terremotos.

Además, señalan los científicos, el epicentro de todos los sismos ha estado muy cerca de estos pozos de inyección hidráulica.

En el gráfico, que muestra todos los sismos registrados en la Cuenca Raton, los círculos marcan la magnitud y los cuadrados blancos, los pozos de aguas residuales.

"El incremento de los terremotos está limitado al área de actividad industrial y dentro de un radio de 5km de los pozos de inyección de agua residual", dice el estudio firmado por el geofísico Justin Rubistein.

Según el científico del organismo federal, la mayoría de los pozos de inyección de aguas residuales en Estados Unidos son fruto de la extracción de gas y petróleo.

"Pensamos que en algunos de esos pozos de inyección los fluidos se abren camino hasta las fallas tectónicas de la zona y, en algún sentido, las lubrican, facilitan los terremotos".

Riesgos

El nuevo informe coincide con la publicación de un estudio en la revista científica de la Academia de Ciencias estadounidense que sugiere que otro de los problemas relacionados con el facking, la contaminación de agua potable con gas de esquisto, se debe a defectos de los pozos y no directamente a la fracturación hidráulica.

Los investigadores analizaron el agua contenida en 130 pozos de Pensilvania y Texas, y siguieron el rastro del metano, para concluir que la filtración del gas se debe al mal revestimiento de esos depósitos.

La contaminación del agua por los aditivos o por las fugas de metano y la ocurrencia de sismos son los principales riesgos a los que apuntan los detractores del fracking.

Fuente: BBC

Compartir en redes sociales