Ambiente

LAS 10 TRAGEDIAS MÁS COSTOSAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN 2021

28 de Diciembre del 2021 | 2 min lectura| Roberto Andres
Compartir


Los diez eventos climáticos más costosos de 2021, desde huracanes en Estados Unidos, China e India hasta inundaciones en Australia, Europa y Canadá, suman la sorprendente suma de 170 000 millones de dólares. Otros cinco incidentes hicieron menos daño en términos financieros, pero tuvieron un impacto severo en la calidad de vida de la población, como las sequías en África y América del Sur, y las inundaciones en Sudán del Sur.

Así lo apunta un informe de Christian Aid, que también da cuenta de la pérdida de miles de vidas humanas y los millones de desplazados. Aunque el reporte presenta los sucesos climáticos más caros por orden de aparición, el lamentable “podio” lo comparten los efectos devastadores del huracán Ida en varias regiones de Estados Unidos, y las inundaciones en Europa y China, respectivamente.

LOS 10 EVENTOS CLIMÁTICOS MÁS COSTOSOS DE 2021

  1. Febrero - Tormenta invernal en Texas, Estados Unidos: USD 23 000 millones
  2. Marzo - Inundaciones en Australia: USD 2100 millones
  3. Abril - Ola de frío en Francia: USD 5600 millones
  4. Mayo - Ciclón Tauktae en India, Sri Lanka, Maldivas: USD 1500 millones
  5. Mayo - Ciclón Yaas en India y Bangladesh: USD 3000 millones
  6. Julio - Inundaciones en Europa: USD 43 000 millones
  7. Julio - Inundaciones en Henan, China: USD 17 600 millones
  8. Julio - Tifón In-fa en China, Filipinas y Japón: USD 2000 millones
  9. Agosto/septiembre - Huracán Ida en Estados Unidos: USD 65 000 millones
  10. Noviembre - Inundaciones en Columbia Británica, Canadá: USD 7500 millones


HURACANES EN ESTADOS UNIDOS E INUNDACIONES EN EUROPA

A fines de agosto y comienzos de septiembre, un huracán de categoría 4 impactó de lleno en estados norteamericanos como Luisiana, donde un millón de personas se quedaron sin electricidad y un 75 % de los hogares fue destruido. Además, en estados del nordeste, como Nueva York y Pensilvania, Ida causó inundaciones repentinas. Además, el noroeste del Pacífico en Estados Unidos y Canadá fue epicentro de una ola de calor entre fines de junio y principios de julio, que resultó en la muerte de más de mil personas.

A mediados de julio, las cada vez más frecuentes lluvias extremas en Europa occidental provocaron inundaciones que se llevaron la vida de unas 240 personas. En Alemania, áreas cercanas a los ríos Ahr y Erft llegaron a tener más de noventa milímetros de lluvia en un solo día. Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo también se vieron afectados. No es “natural”: de conjunto, el Viejo Continente sigue siendo responsable por casi el 18 % de todos los gases de efecto invernadero de origen humano concentrados en la atmósfera.

LLUVÍAS TORRENCIALES EN CHINA Y SEQUÍAS EN ÁFRICA Y SUDAMÉRICA

También en julio, unas trescientas personas fallecieron producto de las lluvias torrenciales en la provincia china de Henan. Cientos de miles perdieron sus casas y un millón debió ser relocalizado. En la capital, Zhengzhou, cayeron 617 milímetros de lluvia en tres días. China, principal emisor de GEI a nivel mundial y con objetivos climáticos “altamente insuficientes”, es también el país donde hay más riesgo de inundaciones.

En Sudamérica, el caso del río Paraná, en sus niveles más bajos de los últimos setenta años por la escasez de precipitaciones, es alarmante. La sequía, que pone en peligro la producción agrícola en Argentina, Brasil y Paraguay, es otro efecto de la crisis climática y la deforestación en la región. Otros países que experimentan sequías son Nigeria, Níger, Chad, Camerún, Kenia, Etiopía y Somalía, mientras Sudán del Sur, también en África, sufrió inundaciones.

MÁS DE $ 100 000 MILLONES EN PÉRDIDAS ASEGURADAS

De acuerdo a datos de aseguradoras norteamericanas, se espera que en 2021 sea la sexta vez que las catástrofes naturales mundiales superen los $ 100 000 millones en pérdidas aseguradas. Este tipo de desastres se volverán cada vez más intensos y frecuentes si no se toman medidas para reducir drásticamente las emisiones contaminantes.

La doctora Kat Kramer, referente de política climática de Christian Aid, y el periodista especializado Joe Ware se mostraron preocupados porque “pese a la pandemia, las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzaron un nuevo récord histórico, según un estudio de la Organización Meteorológica Mundial publicado en octubre”.

HACIA UN FONDO DE CATÁSTROFES EN LA COP27

Kramer advierte que “la crisis climática golpeó con fuerza en 2021”. En los países más ricos, con tormentas e inundaciones, mientras que en los más pobres hubo sequías y olas de calor. Y los costos no se expresan solo en gigantescas pérdidas económicas, sino también en la muerte y el desplazamiento de millones a nivel mundial.

A decir de los expertos, entre las omisiones flagrantes de la COP26 realizada en Glasgow está “un fondo para hacer frente a las pérdidas y daños permanentes causados por el cambio climático”. Sin dudas, será uno de los puntos claves de la COP27 que tendrá lugar en Egipto en 2022. De momento, “está claro que el mundo no está en camino de garantizar seguridad y prosperidad”. 

Compartir en redes sociales